Área de Referencia
Artículos en EE UU

  • Voceros

  • Publicados en:


  • ¿Que está pasando en Venezuela?

    Publicado: 04/03/2014

    |   Imprimir Imprimir

    Lea aquí el articulo original en inglés:

    Escrito por: Miguel Tinker Salas (guest post)

    Martes 4 de marzo de 2014 11:43

    El 12 de febrero (Día de la Juventud Venezolana y la conmemoración de la Batalla de la Independencia de La Victoria) algunos estudiantes universitarios y grupos de oposición conservadores se lanzaron a las calles en Venezuela. En Caracas, los estudiantes y otras personas atacaron un edificio del gobierno, hubo coches quemados y dañaron la entrada de una estación de metro. Las manifestaciones se extendieron durante varios días, ya que pronto se hizo evidente que el propósito principal de las protestas era desestabilizar el gobierno y buscar el derrocamiento del Presidente democráticamente electo de Venezuela, Nicolás Maduro.
    Maduro se enfrentó a una elección presidencial muy reñida poco después de la muerte de Hugo Chávez, en la que estrechamente derrotó a Henrique Capriles. Para obtener el apoyo, Capriles prometió continuar los programas sociales iniciados por el fallecido presidente al convertirse en lo que algunos llamaron un candidato “Chávez lite” (Chávez Ligero). Los elementos de la línea dura de la oposición, entre ellos Capriles se negaron a aceptar los resultados de las elecciones y la violencia callejera generada por las fuerzas conservadoras dejaron cerca de una docena de personas fallecidas.
    En diciembre pasado, Venezuela celebró elecciones municipales que la oposición deliberadamente convirtió en un referéndum sobre la presidencia de Maduro. A pesar de que la oposición ganó, en varias áreas importantes de Caracas y la ciudad de Maracaibo, la coalición patrocinada por el gobierno (Polo Patriótico) ganó más del 70 % de los municipios del país. Los resultados de las elecciones revelaron que la oposición no había ganado la mayoría a pesar de los graves problemas económicos del país y la pérdida del carismático Hugo Chávez como líder de la izquierda.
    Saliendo de una reciente derrota electoral, la protesta de la oposición a principios de febrero tomó a muchos por sorpresa. A pesar de que Venezuela ha celebrado 19 elecciones desde 1998, con la izquierda ganando 18, en realidad no hay elecciones programadas durante el año 2014, una rareza en el ciclo electoral del país. Las primeras elecciones están previstas para diciembre de 2015, cuando los votantes irán a las urnas para elegir a los miembros de la Asamblea Nacional. La provisión del revocatorio presidencial de la Constitución no puede ser activado hasta el 2016.
    Pronto se hizo evidente que los sectores de la derecha radical no estaban dispuestos a esperar a que el proceso democrático se desarrollara. La oposición teme que el gobierno podría tener tiempo para hacer frente a los problemas reales que enfrenta Venezuela, incluyendo la escasez de alimentos, la inflación, que ha alcanzado más del 56 % y el crimen que tiene efectos en todos los sectores de la sociedad. Por lo tanto, no debería ser una sorpresa que cuando Leopoldo López, (la figura política que espera sacar provecho de la protesta y reemplazar Capriles como el líder de facto de la oposición) se le preguntó cuánto tiempo debe durar la protesta, él respondió, “hasta que se vaya” hasta que Maduro se vaya.

    Esta no es la primera vez que la oposición ha recurrido a medios extraparlamentarios para derrocar a un presidente en Venezuela. Anteriormente, la oposición organizó un golpe de Estado en 2002, y cuando este falló, el nivel gerencial más alto de la compañía petrolera encabezó una huelga en 2002-2003 que paralizó el país. Posteriormente , la derecha se involucró en los esfuerzos de desestabilización conocidos como la guarimba en la primera parte de 2004 y también fracasó. En esencia, la oposición ha adoptado una vez más el todo o nada, como la estrategia que adoptaron en 2002 y 2004; — o Maduro renuncia o van a seguir protestando.

    ¿Quiénes son los estudiantes?



    También es erróneo suponer que todos los estudiantes en Venezuela apoyan a la oposición, de hecho muchos de ellos también apoyan al gobierno y sus aliados. Por otra parte, el liderazgo estudiantil de las actividades de la oposición no es nuevo en Venezuela. En 2006, después de sufrir una serie de derrotas electorales, los estudiantes, especialmente de las universidades privadas, se convirtieron en la nueva cara de la oposición. Los estudiantes también fueron la fuerza principal en la protesta por la no renovación de la licencia de transmisión de RCTV (una empresa líder de televisión), por su participación en el golpe de 2002. El carácter social de los estudiantes universitarios en Venezuela ha cambiado significativamente desde la década de 1960 y 1970. La aplicación de la política neoliberal para el ámbito educativo, el uso continuado de los exámenes de admisión estandarizados y la expansión de las universidades privadas transformó el carácter social de los estudiantes y un mayor porcentaje son ahora de la clase media y alta.

    Un cuento de dos ciudades y dos países

    Gran parte de la presentación de informes por los medios de comunicación da la impresión de que Venezuela se enfrenta a una rebelión nacional. La realidad es que las protestas se han limitado a ciertos vecindarios en su mayoría de clase media y alta, no ciudades enteras. La mayoría de los daños a la propiedad privada y la infraestructura se ha producido en estos vecindarios. Según el gobierno, de 335 municipios, solo 18 municipios han sido el centro de la protesta. Incluso en los municipios donde hay manifestantes, los residentes viven una historia de dos ciudades, con algunas zonas sitiadas y otros que funcionan en condiciones normales. Con la llegada del carnaval, también hay contrastantes imágenes de personas en la playa y otras personas que protestaban por detrás de las barricadas.

    Guarimba

    Para crear condiciones de ingobernabilidad, la llamada “oposición democrática ” ha llegado a poner barricadas en las carreteras para impedir la libre circulación de personas y precipitar una crisis. Ellos han establecido barricadas utilizando piedras, vidrios, árboles, bolsas llenas de basura, y cualquier cosa a su disposición. En otros casos están tirando vidrio y clavos (los llamados miguelitos, clavos atravesando trozos de manguera de jardín) en la carretera para impedir el tráfico. La policía y la Guardia Nacional han limpiado calles de la ciudad en numerosas ocasiones. Sin embargo, los manifestantes esconden los materiales y toman las calles de nuevo una vez que la Guardia se marcha.
    Al caminar por las zonas controladas por la oposición, es imposible no darse cuenta de que muchas calles se han cubierto con aceite de automovil para hacer las superficies resbaladizas causando que las motos patinen fuera de control. La oposición da por sentado que los motorizados son partidarios del gobierno. No sólo ha habido una demonización de los motorizados, sino también una clasificación racial de las personas que han comprado motocicletas chinas baratas, ya que la mayoría son de los sectores socioeconómicos más bajos y tienden a ser personas de color.

    También es imposible no notar el alambre de acero y alambre de púas colgados en la carretera y algunos conductores de motocicletas o bien han sido heridos o asesinados por estas barreras. Edwin Duran (29 años) en Caracas fue asesinado por alambre de acero colocado en la calle para frustrar el tráfico. Delia Elena Lobo, una madre de 39 años también fue asesinada mientras viajaba en una moto con su hijo en la ciudad de Mérida.

    Un general retirado, Ángel Vivas tuiteó varias veces dando instrucciones a sus seguidores sobre la forma de colocar el cable de acero en la calles de la ciudad. El gobierno trató de arrestarlo por incitar a la violencia. El general se puso un chaleco a prueba de balas, se armó con una pistola M -16 y se fue a la azotea de su casa. La oposición bloqueó su casa, mientras que algunos medios de comunicación en español de EE.UU. se apresuraron a hacerle una entrevista, pero nunca le preguntaron cómo o por qué él tenia un rifle de asalto M- 16.
    El miedo también está siendo utilizado para intimidar a la población donde barricadas perturban las vidas de las personas. Los residentes dicen que son necesarias las barricadas para proteger a la comunidad de grupos errantes de partidarios del gobierno, la Guardia Nacional o los motorizados (motociclistas). En algunos vecindarios, utilizan el miedo de ser atacados por los Tupamaros, una organización política inspirada en el conjunto uruguayo del mismo nombre. En Venezuela, los Tupamaros son una organización de izquierda que se ha enfrentado con las fuerzas de la oposición en el pasado. A lo largo del día la fábrica de rumores genera un evento potencialmente desastroso tras otro.

    Los medios de comunicación no ofrece datos de las condiciones peligrosas en las calles, de hecho muchos periodistas extranjeros tienen miedo de salir de la comodidad y la protección percibida de los vecindarios de clase media y media-alta en el que residen. Un periodista EE.UU. tuiteó que no había aventurado a salir de Altamira, una zona rica de Caracas, y por lo tanto no podía informar sobre las condiciones en otros lugares.

    Del mismo modo, al contrario de muchos informes de algunos medios de comunicación, los militares no se han desatado a atacar sin sentido a los manifestantes. Sin duda ha habido incidentes de violencia y provocaciones de ambos lados y el gobierno ordenó recientemente el arresto de varios oficiales de inteligencia implicados en las dos muertes, una en la oposición y un activista chavista. El número de muertos ha llegado a los dos dígitos, pero la violencia ha cobrado su precio en los dos bandos manifestantes y partidarios del gobierno. Aunque son bastante altos, los números serían sin duda mucho peor si las fuerzas de seguridad estuvieran tratando de suprimir la protesta con fuerza letal.

    ¿Por qué el Táchira?

    La protesta en el estado occidental de Táchira, precedida de las manifestaciones más grandes en Caracas y en otras partes el 12 de febrero, fue supuestamente provocada por el intento de violación de una estudiante universitaria. El gobernador del estado de Táchira insiste en que ninguno de los estudiantes salió a presentar alguna queja sobre el intento de violación. Los estudiantes salieron a las calles para protestar contra el aumento de la delincuencia y la detención de dos manifestantes por la policía se citado como un factor que enfureció a los estudiantes. Las protestas en San Cristóbal rápidamente se extendió a Mérida donde se encuentra el campus principal de la Universidad de Los Andes (ULA).

    Sin embargo, como todo en Venezuela, la situación en el Táchira fue más complicada de lo que parecía al principio. Algunos sectores de negocios en Táchira se beneficiaban enormemente del comercio ilícito de mercancías venezolanas subsidiadas, enviándolas a Colombia como contrabando donde obtienen precios mucho más altos. Se estima que más del 30 % de algunos productos alimenticios básicos venezolanos salían del país como contrabando. La escasez de productos alimenticios básicos ha sido especialmente evidente en Táchira y Mérida donde hay muchas tiendas con los estantes vacíos. El ciudadano promedio también participa en el comercio de contrabando para aumentar su salario. La gasolina que en Venezuela está muy subsidiada, que cuesta menos de 10 centavos por galón es también parte del comercio de contrabando. El subsidio de la gasolina, en vigor desde la década de 1950, le cuesta al gobierno más de $ 12 mil millones de dólares al año. Táchira es el centro de un comercio de remesas activa entre colombianos y venezolanos, y el lavado de dinero explota este intercambio. Los esfuerzos del gobierno para controlar este comercio ilícito han generado descontento entre ciertos sectores.

    Táchira también representa otro reto, la presencia en suelo venezolano de paramilitares colombianos y venezolanos que se benefician del comercio ilícito y están vinculados a redes criminales transnacionales. Ya han secuestrado a un oficial militar venezolano que estaba visitando a su familia. Son un factor siempre presente en las protestas políticas en Táchira.

    Identidad Gocho
    Una identidad racial “Gocho” (andina y predominantemente blanca en comparación con la raza predominantemente mixta de Venezuela y de la población de herencia africana) también se está promoviendo en los estados andinos de Mérida y Táchira . Los carteles y pancartas proclamando el poder gocho y su papel en la protesta han sido comunes en los mítines en Mérida y Táchira.

    Desde 1898 hasta 1958, Venezuela fue gobernada por una serie de generales andinos del estado Táchira. Esta identidad gocha evoca una época en los Andes, y en particular, en donde Táchira y Mérida ejercieron un papel destacado en el gobierno de Venezuela. Las protestas centradas en Táchira y Mérida aumentan el espectro de un Media Luna boliviana, donde la oposición conservadora utilizando una supuesta identidad racial promovió la secesión de las provincias orientales de Bolivia. Del mismo modo que algunos han sugerido que Mérida, Táchira, Trujillo y Zulia podrían convertirse en una versión venezolana de la Media Luna. Sin embargo, las protestas en Zulia y Trujillo no han alcanzado los niveles de los de Mérida o Táchira y ese escenario no se ha materializado.
    Otra característica importante de las marchas de protesta de la oposición ha sido el papel de liderazgo de las mujeres de clase media y alta. El sábado 22 de febrero 2014 las mujeres que apoyan al gobierno se reunieron en Caracas para promover la paz y el fin de la violencia. El miércoles 27 de febrero 2014 las mujeres vestidas de blanco de la oposición organizaron protestas contra el gobierno y se manifestaron en frente del edificio de la Guardia Nacional en Caracas. Una mujer oficial de la guardia salió a recibir sus demandas e instó a los manifestantes a participar en esfuerzos de diálogo propuestos por el presidente Maduro.
    En varios mítines de la oposición, algunas mujeres han salido a exigir una “hiper-masculinidad”, hostigando a los hombres a enfrentar a la Guardia o la policía, y cuando no lo hacen, se plantean interrogantes sobre la virilidad de los mismos. Los medios sociales de la oposición están circulando la imagen de una manifestante joven en una manifestación que une un par de “testículos” a sus pantalones cortos y llevaba un cartel que dice “Soy gocha y tengo de sobra lo que a algunos de USTEDES les falta” y una flecha señalando a sus supuestos “testículos”. Otras señales en protestas de las mujeres “las mujeres con ovarios vs militares simbólicos ” y otros que crudamente dicen “Los hombres en Venezuela no tienen pelotas”

    La vida cotidiana

    Cuando la oposición ha puesto barricadas, la gente vive pegada al teléfono celular, enviándose mensajes de texto entre sí para ver si es seguro salir y hacer una carrera loca a cualquier tienda que puede estar abierta durante unas pocas horas. La mayoría de los productos se pueden encontrar, aunque esto puede tomar varios viajes a diferentes tiendas y la frustración de esperar parado en largas colas. Los rumores tienden a dominar las conversaciones de la calle, donde se está vendiendo la leche, quién tiene Harina Pan (harina de maíz utilizada para hacer arepas, un plato nacional) y que los obstáculos son transitables. La oposición se comunica principalmente por las redes sociales, y muchos pasan horas y horas en Twitter, Whatsapp, Facebook y Zello una aplicación que lleva a conversaciones en vivo.

    En las zonas donde las protestas se están produciendo, los trabajadores y otros empleados no pueden entrar y esto les hace perder ingresos. Las empresas, los comerciantes y la industria del turismo en la víspera del carnaval también sufren las consecuencias de los bloqueos. El transporte público está en un punto muerto en estas áreas y “moto taxis” se han convertido en la principal forma de transporte.

    A pesar de que la mayoría de los sectores empresariales apoyan a la oposición se están empezando a distanciar de las protestas más violentas. Algunos parecen reconocer que las movilizaciones no derrocaran al gobierno. El miércoles 26 de febrero, los líderes de Fedecámaras (Cámara de Comercio), Fedeindustria (Cámara de Industria) y Eugenio Mendoza el director general de la principal empresa de alimentos del país asistieron a una reunión patrocinada por el gobierno llamada “Conferencia de Paz”.

    A pesar de que criticaron al gobierno en muchos frentes, también expresaron su oposición a los bloqueos y reconoció la legitimidad del gobierno de Maduro. Aunque se invitó a la jerarquía de la Iglesia Católica venezolana, optaron por no asistir. El nuncio papal asistió e instó a diálogo y las negociaciones para poner fin a la violencia. Los líderes políticos de la coalición de oposición MUD (Mesa de la Unidad) también boicotearon el evento.

    Hay, sin embargo, la evidencia de que algunos líderes políticos de la oposición elegidos comienzan a distanciarse de la violencia en las calles también. Esto es porque la gente está cansada de las interrupciones en sus vidas. Los alcaldes de la oposición de Baruta, Sucre y El Hatillo todos parte de la Gran Caracas han pedido que se ponga fin a la violencia y desautorizó las protestas callejeras que crean condiciones de asedio.

    La lucha por el liderazgo político de la derecha

    Capriles parece desesperado por reafirmar su liderazgo de la coalición de la oposición sobre todo porque López se desbordo, convirtiéndose en el líder más reconocido de la derecha. Sin embargo, López no es ampliamente de la confianza de muchos sectores de la oposición, entre ellos algunos estudiantes. Capriles habló en una manifestación de la oposición indicando su disposición a participar en un diálogo. Maduro convocó a una reunión de gobernadores en la que Capriles, gobernador del estado de Miranda, debía haber asistido, sin embargo, presionado por el sector más radical de la derecha, se negó a asistir. Anteriormente, había asistido a una reunión y estrechó la mano de Maduro por lo que fue duramente criticado por la derecha. Otros dos gobernadores de la oposición presentaron y discutieron abiertamente con Maduro. La ausencia de Capriles, así como otras voces de la oposición fue un error y una oportunidad perdida para el diálogo y el intento de difundir la violencia que enfrenta el país.

    Afectado por las protestas, Capriles inicialmente afirmó que los extremistas políticos buscaron la violencia, una referencia tanto a la derecha como de la izquierda. Ha criticado incluso públicamente a López y a la miembro de la Asamblea Nacional María Corina Machado por crear falsas expectativas de que las protestas podrían desbancar a Maduro. Sin embargo, va a tener dificultades para presentarse como el moderado en el altercado actual. Capriles se enfrenta a un escenario similar a los republicanos en los EE.UU., ya que se enfrentan al ala del Tea Party. Para seguir siendo el líder de la oposición Capriles tiene que apelar a la derecha más radical que se niega a negociar con el gobierno bajo cualquier condición. Sin embargo, para ganar las elecciones se tiene que ganar el apoyo de los chavistas descontentos y los sectores más pobres. Como la oposición a las interrupciones causadas por protestas aumenta, a Capriles le va a resultar más y más difícil retratarse como un moderado.

    Conclusión

    Venezuela no se enfrenta a una crisis como la de Ucrania, como algunos miembros de la oposición han sugerido. El presidente mantiene el apoyo del pueblo en todo el país. Tampoco está al borde de un conflicto fratricida similar a lo que ha ocurrido en Siria. Una gran parte, pero al parecer no la mayoría de la sociedad sigue estando alienada amargamente contra el gobierno. Sin lugar a dudas, Venezuela se enfrenta a problemas económicos y sociales reales. Sin embargo, los esfuerzos de la oposición para derrocar el gobierno sólo exacerbarán estos problemas y seguirán aumentando las tensiones en el país.

    En el frente internacional, países como Brasil y Argentina han pedido que no se intervenga extranjeramente en Venezuela, en alusión al apoyo de Estados Unidos a la oposición. A pesar de las recientes tensiones, y la expulsión mutua de diplomáticos, el gobierno de Maduro recientemente extendió una rama de olivo por el nombramiento de un nuevo embajador de Venezuela en Washington. Los países no han tenido formalmente embajadores desde 2008. EE.UU. no ha respondido formalmente al gesto. EE.UU. sin embargo, ha expresado su preocupación por una posible nueva ola de inmigrantes del Caribe, si Venezuela restringe o deja la venta de petróleo a través de Petrocaribe a los países de la región.

    No hay evidencia de que amplios sectores de la sociedad, especialmente los pobres urbanos que proporcionan la mayor parte del apoyo al gobierno, se han unido a las protestas iniciadas por sectores de clase media y alta. Esta división llevó a un comentarista de Colombia a decir que, ” Venezuela es un país extraño, el único lugar donde los ricos protestan y los pobres celebran”. Es dudoso que la oposición pueda sostener el nivel actual de las protestas. Mediante la búsqueda de la expulsión de Maduro por medios antidemocráticos y sin apoyo de la mayoría, la oposición ha entrado de nuevo en un “callejón sin salida”, un fin político muerto. Después de la debacle del paro petrolero 2002-2003 que le costó al país más de 14 mil millones de dólares en ingresos perdidos, salvaron la cara al pedir el revocatorio de Chávez. Bajo el actual calendario electoral no tienen esa opción. La oposición va a tener dificultades para salvar la cara después de esta ronda de protestas y muchos cuestionan su compromiso con los principios democráticos y su capacidad para unir a toda Venezuela. Después de haber radicalizado su base, se enfrentan ahora a la difícil tarea de desmovilizar a sus seguidores para que puedan salvar algo de credibilidad en las elecciones futuras.

     

     

    Consulte las últimas noticias y editoriales relacionados con el caso del terrorista Posada Carriles
    Leer más »