Día Mundial del Ambiente: Venezuela escucha el llamado de la Tierra

Publicado: 05/06/2012

|   Imprimir Imprimir

El Día Mundial del Ambiente fue estipulado por la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) el 5 de junio para motivar de forma especial a cuidar con la mayor de las fuerzas al lugar que tenemos como único hogar, la Tierra.

En vista de esta necesidad, el Gobierno Bolivariano ha sido pionero en implementar diversas políticas para la conservación de los mares y ríos que ayuden a reducir el impacto que han tenido las acciones de la atroz mano del hombre sobre el planeta, guiado por el modelo capitalista, que busca acabar con la especie humana y la biodiversidad de especies y fauna.

Siguiendo los patrones de conservación y los principios de beneficios colectivos proclamados por el movimiento revolucionario, Venezuela marcó la pauta en el año 2009, a través del Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley de Pesca y Acuicultura, con la que Venezuela se convirtió en el primer país del mundo en eliminar la pesca industrial de arrastre, práctica que sólo satisfacía los intereses privados, y que destruía los mares al diversas especies de las costas al arrastrar con sus artes de pesca el lecho marino.

Plan Nacional de Creación de Arrecifes Artificiales

Para celebrar la vida, el Gobierno Bolivariano, liderado por el presidente Hugo Chávez, implementó el Plan Nacional de Creación de Arrecifes Artificiales, el cual se ideó con la finalidad de estimular la reproducción de especies marinas y consiguió incrementar la producción pesquera al tiempo de estimular el turismo en la zona debido a las diferentes y atractivas especies que se pueden encontrar en estos arrecifes. Dentro de este programa ya existen cuatro embarcaciones rastropesqueras hundidas en la Península de Araya, en el estado Sucre, que ya cuentan con población de pulpo, cangrejo, pepinos de mar y corales blandos, así como catalana, tajalí, pargo rojo y mero.

Preocupado por la sustentabilidad de los recursos, el Gobierno venezolano, también dentro de estas políticas de conservación y cuidado del medio ambiente y en este caso del ecosistema marino, destaca la aplicación de vedas totales y parciales a varias especies de río y mar, esta restricción de la captura es necesaria para evitar la sobreexplotación del recurso y facilitar la adecuada reproducción del mismo, permitiendo que las generaciones futuras puedan disfrutar de las variadas especies que aprovechamos hoy en día.

Una alternativa sustentable

Para la conservación del recurso pesquero también se han ejecutado diferentes proyectos para impulsar la acuicultura, una actividad productiva alternativa que permite la producción de carne de pescado en espacios de confinamiento, con la que se aminora el impacto sobre los ríos y mares y además se crean nuevas fuentes de empleo.

YVKE Mundial/ Prensa-Embajada venezolana en EE UU/ 5 de junio de 2012

Artículos Relacionados

 

 

Consulte las últimas noticias y editoriales relacionados con el caso del terrorista Posada Carriles
Leer más »