Petroamérica: uso democrático de la energía para el desarrollo socio-económico

Publicado: 28/11/2011

|   Imprimir Imprimir

En 2005 el gobierno venezolano presentó una propuesta de integración energética de los pueblos del continente americano denominada Petroamérica, la cual está enmarcada en la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba) y fundamentada en los principios de solidaridad y complementariedad de los países en el uso justo y democrático de sus recursos energéticos para lograr el desarrollo económico y social.

De acuerdo con una publicación de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) ,Petroamérica “está concebida como un habilitador geopolítico orientado hacia el establecimiento de mecanismos de cooperación e integración, utilizando los recursos energéticos de las regiones del Caribe, Centroamérica y Suramérica, como base para el mejoramiento socioeconómico de los pueblos del continente”.

El desarrollo de esta iniciativa de integración energética pretende redefinir las relaciones existentes entre los países sobre la base de sus recursos y potencialidades para disminuir las asimetrías en la región.

Asimismo, tiene por objeto minimizar los efectos negativos de los elevados costos de la energía, originados por factores especulativos y geopolíticos.

Para este fin sus acciones están dirigidas al fortalecer otras iniciativas regionales como el Mercado Común del Sur (Mercosur), la Comunidad Andina de Naciones (CAN) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), entre otras.

Petroamérica agrupa tres acuerdos subregionales de integración energética, que son Petrosur, que comprende a Argentina, Brasil, Venezuela y Uruguay; Petrocaribe, suscrito por 18 países de la región caribeña; y Petroandina, propuesta a los países que conforman la Comunidad Andina de Naciones (Bolivia, Ecuador, Colombia, Perú y Venezuela).

En un informe publicado por la petrolera estatal venezolana se establece que esta iniciativa incluye negociaciones directas entre los Estados, por medio de declaraciones, planes conjuntos, convenios y acuerdos integrales de cooperación.

Estos acuerdos abarcan áreas como: suministro de crudo y productos; exploración y explotación conjunta de petróleo y gas; intercambio de bienes y servicios; desarrollo de infraestructuras y financiamiento; diseño, construcción y operación conjunta de refinerías; facilidades de almacenamiento y terminales y la comercialización conjunta de crudos, gas, asfaltos y lubricantes.

Complementariedad económica, social y cultural

Para el experto en materia petrolera y profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de los Andes, Miguel Angel Jaimes, la importancia de Petroamérica radica en que plantea la cuantificación de los recursos y potencialidades de los países que conforman la región, para después establecer esquemas de complementariedad económica, social y cultural.

“Con esta propuesta geoestratégica se pretende establecer un nuevo esquema de intercambio con características de ser favorable, equitativo y justo para las naciones consumidores de energía; en un todo articulado con las políticas energéticas de las diversas nacionalidades participantes, incluyendo no sólo el uso de los combustibles fósiles, sino también de fuentes alternas como la energía eólica y solar”, indicó.

Mientras que el experto en petróleo y finanzas, Ramón Herrera López, en su ensayo “comprendiendo Petroamérica” destacó que las reservas de petróleo con que cuenta Venezuela, que ascienden a 296.500 millones de barriles -certificadas como las más grandes del mundo- deben ser empleadas para impulsar proyectos de índole económica y social, para el beneficio de las actuales y futuras generaciones.

Señaló que las grandes naciones que no poseen reservas de hidrocarburos suficientes, se aseguran el suministro de combustible a cualquier precio, con el propósito de mantener el alto consumo energético de su población, que sustenta su estabilidad político-económica.

“El éxito de la industria de la energía significa entonces nuestro desarrollo y por lo tanto el fracaso significaría, el hambre y la pobreza de nuestros pueblos, por lo tanto siendo Venezuela el principal productor de crudo de América, la estrategia de la nación debe girar en torno a la búsqueda de alternativas de suministro menos costosas para los países de Latinoamérica y el Caribe, para impulsar la integración de la región”, expuso Herrera López.

AVN/ Prensa-Embajada venezolana en EE UU/ 28 de noviembre de 2011

Artículos Relacionados

 

 

Consulte las últimas noticias y editoriales relacionados con el caso del terrorista Posada Carriles
Leer más »